Te presentamos a las 4 hormonas de la felicidad

Escrito por el 2 de abril de 2024

vía Glamour

Aunque nos gustaría que fuera de otro modo, nuestras hormonas afectan todo, desde nuestras ansias de comer hasta nuestro estado de ánimo diario. Afortunadamente, hay un grupo que se hace llamar las 4 hormonas de la felicidad y es posible estimular su producción deliberadamente.

Se les dice así porque son sustancias químicas que nos causan emociones placenteras y que fomentan sentimientos positivos (como la felicidad, el amor, la empatía y el placer). Desde pasar tiempo al aire libre, hasta cocinar para alguien a quien quieres, hay una serie de actividades que puedes hacer para generar las hormonas de la felicidad de forma manual (palabra de la ciencia).

Hemos hablado con la Dra. Sophie Mort, experta en salud mental de Headspace, para que nos explique cómo funcionan las hormonas de la felicidad y cómo sacarles el máximo partido.

hormonas de la felicidad
Elina Sazonova/Pexels.

¿Qué es una hormona?

En primer lugar, hay que saber qué es realmente una hormona. Según Healthline, son sustancias químicas producidas de forma natural por varias glándulas de nuestro cuerpo que viajan por el torrente sanguíneo, dictando cómo se comportan las distintas partes y procesos del organismo.

¿Qué son las hormonas de la felicidad?

Como explica la Dra. Mort, ese nombre no es exactamente un término científico: «Es una forma pegadiza de describir a los neurotransmisores asociados al bienestar», afirma. Hay cuatro hormonas principales que conforman este famoso grupo, cada una con diferentes papeles en el funcionamiento del cuerpo.

● Serotonina, que regula el estado de ánimo, el apetito y el sueño
● Dopamina, que influye en la motivación, el placer y la recompensa
● Endorfinas, que reducen la percepción del dolor y favorecen la sensación de euforia
● Oxitocina, conocida como la «hormona del amor» por su papel en el vínculo social y la conexión emocional

¿Cómo se manifiestan las hormonas de la felicidad?

Curiosamente, aunque estas cuatro hormonas están asociadas a la felicidad, no siempre nos hacen felices. La Dra. Mort aclara que por eso es importante entender sus matices. “Estos neurotransmisores son objeto de un amplio debate en la actualidad, a menudo sin una comprensión clara de lo que cada uno es, qué hace y por qué es importante».

«Por ejemplo, la dopamina se describe a menudo como ‘la hormona de la felicidad’. Se nos dice que cuando abrimos las redes sociales recibimos un subidón de dopamina que nos hace sentir bien. Pero, en realidad, el impulso no es un de felicidad, sino de una sustancia química que alimenta nuestra motivación para volver a hacer esa actividad, y que ayuda a mantener nuestra atención» explica. En otras palabras, la dopamina no nos hace felices, sino que nos hace desear más de algo.

Además, agrega la Dra. Mort, “la dopamina nos ayuda a regular nuestro movimiento, influye en la producción de leche materna y también puede dispararse durante sentimientos de terror. Por ejemplo, los veteranos de guerra traumatizados experimentan picos de dopamina cuando oyen sonidos de batalla, aunque en ese momento sientan pánico”.

¿Cuáles son algunas formas cotidianas de potenciar cada una de ellas?

Es posible y muy sencillo asegurarte de que se estás generando suficiente cantidad de cada una de las 4 hormonas de la felicidad, pues basta con hacer actividades del día a día específicas para producirlas.

  • Serotonina: tomar baños de sol, hacer ejercicio
  • Dopamina: fijar y alcanzar objetivos, practicar hobbies, escuchar música
  • Endorfinas: hacer ejercicio, reír, meditar
  • Oxitocina: entablar relaciones sexuales, convivir con seres queridos

Aunque la meditación incentiva la producción de las endorfinas específicamente, un estudio publicado en la revista Cognitive Brain Research descubrió que meditar aumenta la liberación de dopamina en un 65%, mientras que otras investigaciones han sugerido que también puede incrementar la serotonina y la oxitocina.

habitos dañinos para tu espalda
Andrea Piacquadio/Pexels.

¿Cómo sabemos cuándo nos falta una determinada hormona de la felicidad y qué debemos hacer?

Como explica la Dra. Mort, tener un nivel bajo de las hormonas de la felicidad no significa necesariamente que estés triste o deprimida. «Existen algunas controversias en torno a la hipótesis de la deficiencia de monoaminas (una palabra elegante para referirse a los neurotransmisores): la creencia, muy extendida hasta ahora, de que la depresión está causada por una disminución de la función de las monoaminas (por ejemplo, serotonina, dopamina, norepinefrina) en el cerebro simplifica en exceso las causas subyacentes del bajo estado de ánimo y de otros trastornos de la salud mental».

Y añade: «Sin embargo, si tienes problemas de humor, concentración o motivación a diario, realizar las actividades mencionadas puede ser útil. Pero, si tus síntomas no mejoran o si afectan a su capacidad para realizar sus tareas cotidianas, consulte a su médico de cabecera o a un profesional de la salud mental.»

Artículo originalmente publicado en Glamour UK; adaptado por Pamela Vázquez.

Etiquetado como:

Canción actual

Título

Artista